Asociación Mexicana de Psicología y Desarrollo Comunitario observa con preocupación precarización de personal de salud de Michoacán

julio 31, 2018 en Fotogalería, Nacional, Política por Severo Quiroz

A la Sociedad en General,

A los medios de comunicación,

Las y los profesionales de la Asociación Mexicana de Psicología y Desarrollo Comunitario observamos con preocupación el discurso de la titular de la Secretaria de Salud en el Estado de Michoacán, Dra. Diana Celia Carpio Ríos, en relación con su declaración: “Lo único que estamos haciendo hoy por hoy es cubrir quincenas y seguimos trabajando de manera normal” (Quadratín, https://www.quadratin.com.mx/principal/analiza-ssm-recorte-de-personal-de-contrato/). La supuesta normalidad a la que se refiere está plagada de irregularidades, carencia de servicios de calidad, falta de calidez y subrogación de servicios producto del capitalismo voraz. La solución al problema de la corrupción en esa Secretaría no pasa por despedir a su personal, que es escaso en número y de alto valor social e institucional. La realidad es que se perfila un escenario complejo, donde al día de hoy existen más de 3 mil empleados de salud (médicos, enfermeras, psicólogos, administrativos, etc.) que no reciben salario desde hace 1 mes.

Consideramos que el liderazgo del Gobernador del Estado de Michoacán, Ing. Silvano Aureoles Conejo, será superior al problema de dejar sin atención a la salud básica de la población ya en extremo vulnerable, además de castigar económicamente a ese personal de gobierno, que dicho sea de paso se compone en un 80% por mujeres jefas de familia, que cursan con enfermedades, o están de incapacidad por embarazo, o simplemente se encuentran sin el apoyo decidido de sus sindicatos y directivos para atender contundentemente sus problemas prácticos.

La precarización laboral la entendemos como un proceso contra las y los trabajadores donde existe incertidumbre para cubrir las necesidades mínimas de subsistencia con el trabajo realizado, como alimentos, vestido, transporte. La precarización es una de las causas de la violencia social y en el tema que nos convoca, una bomba de tiempo social que merma la calidad de vida de todos los habitantes del estado.

En Michoacán existe un problema estructural de corrupción en la Secretaría de Salud, el Sistema Estatal Anticorrupción ha sido omiso desde su nacimiento y no atiende el problema de falta de insumos y medicamentos (que se refacturan por parte de sus directivos, https://noticieros.televisa.com/ultimas-noticias/hospitales-michoacan-reciclan-jeringas-falta-insumos/), no hay suficiencia en farmacias gubernamentales, y calculamos que se encuentran por debajo del 30% el nivel de su capacidad de almacenamiento. Este problema será resuelto con la participación inmediata y decidida del Sistema Estatal Anticorrupción y las OSC que trabajamos para atender las enfermedades mentales, las adicciones y los embarazos no deseados en niñas y adolescentes.

Existe opacidad en la contratación de nuevas plazas y no se consideran los mejores perfiles para atender a la población. Una de las mejores prácticas a nivel internacional es realizar exámenes de oposición para ocupar plazas de nuevo ingreso y concursos para cubrir plazas directivas, que al día de hoy son ocupadas por incondicionales en turno.

En las acciones generadas por las y los directivos de salud existen acciones opuestas a la supuesta austeridad que anuncian, se sigue contratando personal de acuerdo a los intereses de pocos directivos de salud, en detrimento de buenas prácticas donde se realizan procesos abiertos a la sociedad donde pueda participar quien tenga capacidad, con jurados imparciales y de alto nivel académico.
No omitimos mencionar los problemas que sufre el personal de salud como inseguridad, violencia institucional, violencia de género en el campo de la salud, estrés, el seguro popular es una mina de oro para sus directivos y un imaginario para seguir engañando a sus beneficiarios.

Una buena práctica para erradicar la precarización es facilitar la seguridad social a los trabajadores de salud, que dicho sea de paso pagarían por esos servicios, y todas y todos están dispuestos a asumir sus compromisos de pago como quienes gozan de esas prestaciones.

Es importante hacer notar a las autoridades de salud, especialmente al señor Gobernador Silvano Aureoles Conejo, que estamos listas y listos para acompañarlo en un proceso de mejora y solución a las problemáticas planteadas, al tratarse de temas tan delicados como lo es la Salud y el Trabajo.