CASTRO Y CÁRDENAS UNA REVOLUCIÓN COMPARTIDA

diciembre 6, 2016 en Fotogalería, Internacional, La Opinión por Severo Quiroz

cardenas fidel2

 

 

 

 

 

 

 

EN LA OPINIÓN DE…

 Por: Efraín Barrera Medrano

Del 2002 al 2006 estuve en 2 ocasiones en cuba, aunque fueron viajes con fines académicos, tuve la oportunidad de asistir a un evento de corte político y saludar al comandante Fidel Castro; el tiempo me alcanzó para relacionarme con ciudadanos de a  pie y conocer de viva voz el sentir y vivir el día a día  en un país tan místico como hermoso, donde la palabra revolución era (sin duda sigue siendo hoy más que nunca) imprescindible en cada espacio de convivencia social.

Asistí junto a otros compañeros a una reunión de las juventudes comunistas del PC cubano, en donde se debatieron diferentes temas de interés nacional de ese sector; como una cortesía se nos dio la concesión de hacer algunas preguntas a nuestro libre albedrío. En mi oportunidad hice algunos señalamientos respecto de las condiciones de pobreza  y la  poca democracia electoral en la isla, pregunta que fue anotada en el cuadernillo del líder nacional que no rebasaba los 25 años; su respuesta fue  tan certera que me dejo perplejo: ¿En su país hay corrupción? ¿En su país hay pobreza? ¿En su país hay violencia? ¿En su país hay inseguridad? ¿En su país hay injusticia? ¿En su país hay fraudes electorales? Al recibir la afirmación de los asistentes, cuestionó: ¿Entonces por qué debo parecerme a ustedes? Y agregó; “la vigencia de nuestra revolución es una asunto de nacionalismo, ustedes piensan que la revolución se convirtió en dictadura  pero están equivocados, los  responsables que Fidel continúe frente al gobierno no somos los cubanos; son los imperialistas  con sus malditos embargos y sus fallidas pretensiones de invadirnos para despojarnos de nuestro país; eso une al pueblo cubano en torno a nuestro comandante. Si no fuera así, yo les aseguro que los mismos cubanos ya hubiéramos dado cuenta de Fidel”.

Cuba es un país pobre, cuyo pueblo vive con pocos satisfactores materiales pero con mucha riqueza cultural y de valores.   Fidel castro, hasta su muerte ,supo enfrentar con  dignidad una campaña de linchamiento internacional y las agresiones económicas que  los EE. UU.  le impusieron mediante un inhumano embargo comercial desde el triunfo de la revolución, con la  morbosa pretensión de asfixiar no solo al gobierno de Castro, sino ver morir de hambre a su pueblo y responsabilizar a Fidel, algo que no sucedió porque con mucho nacionalismo, unidad y  fortaleza, los cubanos aguantaron estoicos  la venganza  de los imperialistas por haberlos derrocado junto a su esquirol Fulgencio Batista en 1959, que también había llegado al poder mediante un golpe de estado en 1952.

Y sí; en cuba el sentimiento anti-imperialista es exacerbado aún cuando; en efecto, se percibía un temor  ciudadano a la hora de hablar sobre el tema de la revolución y Castro, los ciudadanos lo defendían por que representaba para ellos ese coraje  y ese sentimiento territorial de identidad cubana que está muy arraigado entre los pobladores de la isla y que solo castro y la revolución representaba con dignidad.

La decisión de Castro de declarar a la revolución cubana como socialista fue un guiño para los rusos que inmediatamente mostraron sus simpatía por Castro y lo invitaron a Moscú para fortalecer lazos diplomáticos y comerciales, a la vez que  provocó la ira de los imperialistas que mediante una rebelión fallida pretendieron  invadir la isla por Bahía de cochinos en el año de 1961, lo que provocó protestas  diplomáticas de varios países y la solidaridad mundial con cuba.

Hay  que recordar que la revolución cubana sucedió ya en tiempos de la guerra fría, y, la URSS como cabeza del bloque socialista, veladamente  mandaba  mensajes para que EE.UU. entendiera que meterse con  Cuba era una provocación a su gobierno; el apoyo  no se hizo esperar y el país nórdico  integró  a Cuba como su principal socio comercial en América Latina, además de enviarle, también, armas y otro equipo militar a la isla. Esto le permitió al gobierno de Castro  hacer frente con fortaleza a los embates de los gabachos por 30 años.

la decisión de Castro de alinearse con  Rusia fue una decisión obligada y acertada en su momento, pero a largo plazo fue una mala apuesta porque con las reformas de Gorbachov (la perestroika) se derrumba el bloque socialista y en  1990 Cuba queda en la orfandad; su principal socio comercial desapareció súbitamente, Cuba  comienza a tener contracciones económicas devastadoras, se acabó la gasolina, no había  mercado para sus productos y nadie se atrevía a pasarse por el arco del triunfo las amenazas imperialistas de sancionar a quienes compraran algún producto a la isla

A partir de ahí se intensifico aún más la campaña de linchamiento imperialista contra Castro, comienzan los éxodos de cubanos hacia Miami y las medidas de seguridad de castro se vuelven rigurosas al extremo de conculcar algunas libertades ciudadanas. Fidel Castro se ve ante la necesidad de hacer reformas para abrir  su país al turismo internacional y recibir billete verde como una medida de supervivencia; aparecen  hoteles, antros y restaurantes de alto turismo solo para extranjeros con lo que empieza la  la dolarización de la isla.

La revolución cubana se da en un contexto internacional desfavorable para Castro; después del triunfo en la segunda guerra mundial los EE.UU. ya eran potencia respetada; la guerra fría  era un tema de preocupación que siempre estaba en la mesa de  análisis  de Washington y  Moscú, así que  los gringos no iba a dejar pasar  por alto que un  joven barbón y revoltoso les faltara al respeto a ese nivel y lo volvieron villano cuando ya no pudieron enfrentarse con Rusia.

México está estrechamente ligado con la revolución cubana.  De hecho los  objetivos de la revolución mexicana son los mismos pretendidos por castro; fue  en México donde  Fidel y el Che Guevara se conocieron y  este país  les brindo las facilidades para que entrenaran a su gente y por supuesto el sentido ideológico de su revolución,  Castro y el Che  se inspiraron en el cardenismo, allá   se implementó la misma reforma agraria que tenemos,  también se fortalecieron políticas de nacionalización de los recursos estratégicos, con la diferencia que estas medidas las implemento  cárdenas en tiempos y contextos internacionales más favorables y el resultado  fue muy diferente.

Cuando Cárdenas determina expropiar el petróleo, los EE.UU. estaban en el umbral de la segunda guerra mundial y sus  baterías estaban puestas en darle seguimiento a los acontecimientos europeos, principalmente las decisiones de Hitler en Alemania; poco caso hizo de lo que sucedió en México, antes bien estaba habido de aliados  y lo que menos necesitaba era tener a su vecino  molesto.

Con  la muerte de Fidel y el pronto retiro de Raúl del gobierno cubano termina una era, Cuba se enfrentará a su destino; lo más indeseable es que como sucedió en México;  ante el avance del capitalismo rapaz  paulatinamente vayan claudicando sus líderes y su revolución; y  su economía sea absorbida por la globalización. Aún cuando en efecto hay jóvenes cubanos con una visión muy revolucionaria;  hombres como castro no se dan  en maceta.  Creo con toda convicción que fue un hombre que se adelantó por mucho a su tiempo, se quedó solo  pero dejo un gran legado de integridad y vergüenza a la humanidad entera.        ¡Hasta siempre general!