Las empresas y contratos del NAIM, el aeropuerto que AMLO no quiere

abril 2, 2018 en Fotogalería, Nacional, Política por Severo Quiroz

Lunes, 02 de abril de 2018/09:30

Para López Obrador, el nuevo aeropuerto es un proyecto muy caro, en un terreno que se hunde y con contratos que comprometen a la próxima administración.

HENRY ROMERO / REUTERS

El Nuevo Aeropuerto Internacional de México(NAIM) no solo es la obra más grande del sexenio de Enrique Peña Nieto, también la más polémica.

Anunciado hace tres años en la presentación del II Informe de Gobierno en Palacio Nacional, el nuevo aeropuerto será seis veces más grande que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), que en 2017 recibió 44 millones 732 mil pasajeros, superando su máxima capacidad: 34 millones de pasajeros.

Sin embargo, el segundo aeropuerto más grande en construcción a nivel mundial –según datos oficiales–, ha sido muy criticado por el candidato presidencial de Morena Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien considera que es un proyecto muy caro y que “se hunde un metro al año” por estar ubicado en el Lago de Texcoco.

Se estima que el NAIM costará 180 mil millones de pesos; casi 60 mil millones de pesos más que el Aeropuerto Brandenburgo de Berlín, que se ha retrasado casi una década y que aún está en construcción. En vez de ese gasto, AMLO propuso construir dos pistas alternas, una terminal de pasajeros en Santa Lucía y aprovechar la infraestructura existente del AICM, lo que tendrían un costo de solo 40,000 millones de pesos, según sus estimaciones.

Contratos y proveedores

Según el portal de datos abiertos del gobierno federal, hasta el momento de esta publicación el NAIM tiene un monto contratado por 137 mil 232 millones 657 mil 299 pesos, con 321 procedimientos de contratación divididos en 225 proveedores.

PRESIDENCIA/CUARTOSCURO
Proyecto del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) presentado en Los Pinos en septiembre de 2014.

Entre los proveedores participan empresas estatales, el sector privado, instituciones como la Secretaría de la Defensa Nacional, universidades y hasta el ex candidato presidencial Gabriel Quadri de la Torre.

El gobierno espera tener listo el aeropuerto en 2020. Pero según AMLO, el gobierno de Enrique Peña Nieto está firmando contratos para comprometer pagos para terminar el aeropuerto hasta 2025.

“Están queriendo comprometer contratos en estos meses… se va a presentar ya hasta un amparo para que se detenga ya la firma de contratos, porque están entregando contratos para comprometer al gobierno próximo, amarrarnos las manos y estemos pagando por las pillerías que se están contratando actualmente”, dijo AMLO en entrevista el pasado jueves 22 de marzo, un día antes de aceptar la propuesta del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de discutir técnicamente el proyecto.

Aunque hasta el momento el gobierno federal no ha anunciado que concluirá el proyecto hasta 2025, como señaló López Obrador, algunas obras importantes del nuevo aeropuerto van a la mitad, como las pistas dos y tres (de seis proyectadas), que forman parte de la primera fase y debieran terminar este año y que hasta este momento tienen un avance físico del 59.38% y 39.79%, respectivamente, pese a haber pagado más de 8 mil millones de pesos a los proveedores.

DATOS ABIERTOS GOBIERNO FEDERAL

Uno de los proyectos más grandes lo tiene CICSA, que forma parte de Grupo Carso del multimillonario Carlos Slim. CICSA ha construido algunos proyectos de gran tamaño como: el Túnel Emisor Oriente, el sistema de drenaje profundo de Ciudad de México; el complejo Ciudad Jardín en Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México; el Centro Federal de Reinserción Social (Cefereso) en Morelos, entre otros proyectos.

Hundimiento en Texcoco

Sobre el hundimiento de la zona en la que se está construyendo el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, AMLO dijo en una entrevista con Milenio Televisión que “se hunde un metro al año” y citó como fuente al Instituto de Geología de la UNAM.

Sin embargo, #Verificado2018 –una iniciativa que busca desmentir las noticias falsas y someter a verificación el discurso de los candidatos– consultó a distintos miembros del Instituto de Geología de la UNAM y todos coincidieron con que el hundimiento de la zona es de entre 22 a 35 centímetros por año, menos de la mitad de la citada por el candidato presidencial.

Universidades involucradas

Además, el proyecto del nuevo aeropuerto contempla la participación de algunas universidades, como el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), para hacer estudios medioambientales.

El IPN, por ejemplo, tiene un contrato por 227 millones 520 mil pesos para dar seguimiento al cumplimiento ambiental del proyecto de nuevo aeropuerto. Otro, por 236 millones 900 mil pesos para dar “servicio de instrumentación y operación de planes y programas ambientales”.

Otro convenio con el Fondo de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico del Instituto, por $30,100,000, contempla la “Instrumentación de Planes y Programas Ambientales para el Proyecto del NAICM”.

Uno de los convenios con la UNAM, por 152 millones 849 mil 934 pesos, contempla “llevar a cabo el Servicio de Investigaciones y Estudios Especiales Relacionados con Aspectos Geotecnicos del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de Mexico (NAICM) en el Vaso del Ex-Lago de Texcoco, Zona Federal”.

Irregularidades

Frente a esta gigantesca obra, que el candidato puntero en las elecciones dijo en un principio que suspendería, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó en su revisión de la cuenta pública de 2016 irregularidades por 1 mil millones 831 mil pesos, de los cuales 389 millones 670 mil pesos corresponden a dinero sin aclarar para la construcción de una barda a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Aunque una vez que la ASF detecta irregularidades, el organismo o empresa auditada tiene la posibilidad de aclarar el destino de los recursos, una investigación de Aristegui Noticias reveló que la Sedena construyó la barda perimetral mediante un contrato “que le permitió encarecer la obra 89 por ciento y el uso de al menos dos empresas fantasma”.

El viernes 30 de marzo arrancó la campaña rumbo a los comicios del 1 de julio. Aunque en un principio AMLO anunció que pararía el proyecto, el candidato finalmente aceptó reunirse con los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), uno de los organismos empresariales más grandes del país. ¿Permitirá que el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México siga como estaba contemplado? o ¿revisará los contratos que ascienden a 137 mil 232 millones 657 mil 299 pesos?