Las fotos del joven López Obrador que de “milagro” acabó sus estudios (y otros pasajes autobiográficos del polémico Peje)

octubre 31, 2017 en Fotogalería, Nacional, Política por Severo Quiroz

El tabasqueño redactó un breve relato de su vida a raíz de un documental próximo a estrenarse. Asegura que en caso de perder las elecciones de 2018 se dedicará a dar clases de Historia.

Por: Manuel Hernández BorbollaReportero. Ganador del Premio Alemán de Periodismo Walter Reuter 2014.

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

“Elaboré este pequeño texto como guía para la realización del documental Esto soy, producido por Epigmenio Ibarra. Sin embargo, por razones de tiempo y por tratarse de otro género, en el audiovisual no se reprodujo ni completo ni literal, por eso decidimos publicar dicho escrito acompañado de imágenes”, señala el tabasqueño en la introducción del documento.

Y es en estos términos que López Obrador escribe su breve autobiografía.

“Soy de Tepetitán, Macuspana, Tabasco. A ese pueblo llegaron a radicar mis abuelos maternos. En España, los nombres antiguos tenían que ver con el oficio de la gente, por eso los apellidos Zapatero, Carpintero, Pescador, Obrador. Mi bisabuela materna, originaria del Cantábrico, se llamaba Felipa Revuelta. Mis abuelos paternos eran veracruzanos, corría por sus venas sangre blanca, india y negra. A mucho orgullo, jarochos de la cuenca del Río Papaloapan”, escribió.

“Mi papá llegó a Tepetitán en 1952, como trabajador petrolero. Mi madre, Manuelita, estaba dedicada a atender la tienda de mi abuelo. Siempre fue comerciante”, cuenta López Obrador.

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

En el segundo capítulo, el actual líder de Morena relata cómo fue que llegó a la Ciudad de México para estudiar en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, donde asegura haber pasado varias dificultades económicas para concluir sus estudios.

“Llegué a la Ciudad de México a estudiar a la UNAM a principios de 1973. Soy profesional por el apoyo que recibí del gobierno de entonces. Viví en la Casa del Estudiante Tabasqueño, ahí nos daban comida y hospedaje a 80 jóvenes de escasos recursos económicos”, señala.

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

Después de la Casa del Estudiante, viví en Copilco El Alto, en un cuarto de vecindad con otros compañeros. Terminé la escuela de milagro porque no recibía apoyo de mi familia, que estaba atravesando por una situación económica muy difícil. La quiebra en el comercio es algo muy lastimoso”.Andrés Manuel López Obrador

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

“Cuando terminé la universidad regresé a Tabasco. El primer trabajo que tuve fue de director del Centro Coordinador Indigenista Chontal. Estuve en ese cargo de 1977 a 1982. En ese entonces me casé con Rocío (Beltrán), nació nuestro primero hijo José Ramón y vivimos en Nacajuca. En las comunidades indígenas me formé como luchador social”, cuenta López Obrador.

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

“Cuando decidí enfrentar al régimen, el trabajo que había hecho en la zona indígena me permitió contar con el apoyo de la mayoría de los chontales. No es cierto lo que dicen algunos insensatos de que el pueblo es mal agradecido. Los indígenas fueron los primeros en respaldarme en 1988, cuando fui candidato del Frente Democrático Nacional a la gubernatura de Tabasco”, señaló.

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

“Aquello fue todo un desafío, no había tradición opositora ni hábitos democráticos. Fue abrir brecha”, dice.

A partir de entonces, el ahora dirigente nacional de Morena comenzó a cobrar mayor notoriedad en el ámbito público, primero participando en las protestas tras la elección presidencial de 1988 y posteriormente como dirigente del PRD, y luego como jefe de Gobierno del Distrito Federal, gestión que defiende en los siguientes términos:

“Actuando con honestidad, impedí que se robaran, como era costumbre, miles de millones de pesos y se acabó el derroche en el gobierno. Se hicieron muchas cosas: escuelas preparatorias, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, hospitales, plantas de bombeo para evitar inundaciones, abasto de agua; en materia de transporte público se compraron 40 trenes para el Metro, se inició el Metrobús, se adquirieron autobuses para dar servicio eficiente y barato en colonias populares, el Turibús; se hizo permanente la licencia de manejo; se establecieron las centrales de bomberos, se construyeron avenidas, túneles, segundos pisos y reclusorios; se impuso el control del uso de suelo; se otorgaron crédito a la palabra para pequeños empresarios y -como nunca- hubo apoyos para la ampliación, el mejoramiento y la construcción de viviendas en beneficio de la gente pobre; se remodelaron Paseo de la Reforma y el Centro Histórico; se implantaron los programas de útiles escolares gratuitos, becas, apoyo a discapacitados, a madres solteras y pensión a los adultos mayores”, asegura.

“Todo ello se logró sin aumentar impuestos y sin endeudar a la Ciudad”, refiere López Obrador, quien también presume reducir “en un 30% la incidencia delictiva”.

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

Y por supuesto, no podían faltar sus dos intentos de contender por la presidencia de México en 2006 y 2012, como preámbulo de un tercer intento en 2018.

“Durante la campaña presidencial de 2006 mis adversarios de la mafia del poder me atacaron con saña. Salinas había regresado al país para actuar como jefe político. Atrás había quedado su destierro forzoso, luego del asesinato de Colosio y de la terrible crisis económica de finales de su sexenio”, inicia en esos términos su relato sobre aquel periodo.

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

“Queremos acabar con la corrupción. En eso se resume nuestra propuesta, porque nada ha dañado más a México que la corrupción política. Esa es la causa principal de la desigualdad social y de la inseguridad y la violencia, entre otros males que nos aquejan”, concluye López Obrador con miras a la próxima elección presidencial.

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

Y es en esta parte en la que López Obrador confiesa que, en caso de perder, buscará convertirse en maestro de Historia mientras vive en La Chingada, la finca que heredó de sus padres.

“Ahora bien ¿qué sería de mí si no ganamos la Presidencia? Me iré a vivir a la quinta La Chingada. En ese encierro verde y lleno de vida animal y vegetal, trabajaría en labores de siembra y cuidado de plantas, escribiría y saldría a dar clases de Historia a jóvenes de Tabasco y de Chiapas. Tendría que convertirme en maestro para enseñar y obtener ingresos, porque no soy rico”, concluye el tabasqueño.