Peña, ‘el presidente incómodo’, y los pactos secretos dominan el tercer debate presidencial

junio 13, 2018 en Policiaca, Política por Severo Quiroz

Miércoles, 13 de junio de 2018/07:50

En el tercer debate presidencial en Mérida, los candidatos López Obrador y Ricardo Anaya se acusaron de pactar con el presidente Peña Nieto.

CUARTOSCURO

Dicen que “la tercera es la vencida”, aunque con lo visto en el tercer debate presidencial en Mérida, Yucatán, parece que los candidatos desperdiciaron la oportunidad de conectar con los electores y convencerlos de que son la mejor opción para gobernar al país.

A 18 días para la elección del primero de julio, los votantes difícilmente encontraron un proyecto de país en los temas que se abordaron en el tercer ejercicio. Iniciaba el primer bloque —crecimiento económico, pobreza y desigualdad—, cuando Ricardo Anaya, candidato de Por México al Frente, dijo que el gobierno gasta mal y después de explicar que quitaría los impuestos a los que ganan menos de 10 mil pesos, aventó la primera piedra de la noche con un “he sido blanco de una campaña brutal de ataques, de mentiras, de infamias porque me atreví a decir que cuando sea presidente de México habrá una Fiscalía Autónoma para investigar al Presidente Enrique Peña Nieto”. Así empezaba una noche para el olvido en el Gran Museo del Mundo Maya.

El candidato de Todos por México, José Antonio Meade, tomó la estafeta de acusaciones de Anaya y después de escuchar a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hablar de fortalecer el mercado interno, respondió que la propuesta del candidato de Juntos Haremos Historia incrementaría la pobreza.

Obrador culpó a la política neoliberal de los últimos 30 años del bajo crecimiento económico, como lo ha hecho desde hace seis años, y Meade respondió que AMLO provocó la disminución del empleo durante su gestión en Ciudad de México (2000-2005).

Lo único que sabe Andrés Manuel López Obrador es destruir el empleo.-José Antonio Meade, candidato de Todos por México.

Siendo el candidato puntero en prácticamente todas las encuestas, incluyendo la de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) –tan alejada como del candidato de Morena, PT y PES, hace seis años–, López Obrador respondió a Meade que si eso fuese cierto no tendrían la preferencia en la capital. “Pobremente, sin presumir, estamos 4 a 1 en la intención de voto en Ciudad de México”, alardeó AMLO.

“Con AMLO se generaron 370 mil nuevos pobres, cuatro veces el Estadio Azteca. Durante mi gestión como secretario de Desarrollo Social salieron 2 millones de personas de la pobreza”, respondió Meade.

Meade cargó con el peso de acusaciones como la de haber sido el padre del ‘gasolinazo’ cuando fue secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), según Obrador. El moderador Carlos Puig insistió para intentar obtener respuestas concretas de los candidatos en materia de desigualdad, pero se encontró con un “hay mucha gente floja en este país” del único candidato independiente de la contienda, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco; un acercamiento extraño para las múltiples desigualdades estructurales que se cruzan y refuerzan a lo largo de la vida de las personas.

La cordial invitación a renunciar

“Te has convertido en lo que tanto criticabas”, lanzó Anaya a López Obrador, sosteniendo una fotografía del candidato de Juntos Haremos Historia con José María Rioboó, a quien supuestamente asignó contratos sin licitar por 170 millones de pesos cuando fue jefe de gobierno.

Ricardo Anaya soñaba con tener el terreno libre en la contienda presidencial y, muy seguro de sus pruebas, invitó a Andrés Manuel López Obrador a renunciar a su candidatura en caso de comprobarlo.

https://youtu.be/kQv0y_OWaVM

Durante el segundo bloque, con los subtemas educación, ciencia y tecnología, las acusaciones entre los candidatos siguieron, así como la incertidumbre para el electorado de cara a las elecciones más grandes y costosas de México.

AMLO criticó la represión a los maestros con la llamada reforma educativa y dijo que la cancelaría. El candidato del PRI, Meade, dijo que cancelarla implicaba cancelar “el futuro de tus hijos” y que se sentaría a hablar con los maestros, pero no con los violentos.

Anaya, en cambio, quería quedar bien con todos los sectores posibles y criticó la reforma y su implementación, pero dijo que no la cancelaría. Quería ser cuidadoso de ahuyentar a los que la apoya.

“Les voy a dar el trato que se merecen”, dijo el candidato del PAN.

“El único que vende plazas es el secretario de Educación de ustedes, de la mafia del poder”, reviró AMLO a Meade.

Como si el tema de la tecnología fuera un chiste, El Bronco repitió la broma que hizo en la Universidad Iberoamericana sobre la implementación de su FBI (Facebook Bronco Investigation).

https://youtu.be/z2GzOGS94RA

El ‘pacto’ con Peña Nieto

Las acusaciones y señalamientos que antes versaban sobre el acercamiento con algún líder sindical, este 12 de junio se concentraron en el presidente Enrique Peña Nieto. Mostrando fotos con Peña Nieto, los dos candidatos presidenciales de oposición se acusaron mutuamente de una especie de “pacto secreto”.

El abanderado de Por México al Frente, Ricardo Anaya, aseguró que su oponente de Morena pactó con Peña Nieto para ganar la presidencia y así no enjuiciarlo. “Este es el verdadero pacto Anaya-Peña”, reviró AMLO, mostrando una fotografía del candidato del frentista con EPN.

CAPTURA DE PANTALLA

El candidato presidencial de la alianza Morena-PES-PT, Andrés Manuel López Obrador, durante el tercer debate presidencial, muestra una foto de su contrincante de Por México al Frente, Ricardo Anaya, con el presidente Peña Nieto.

AMLO le contestó a Anaya que la ‘misteriosa’ foto era del debate de 2012. “Yo no he visto a Peña en seis años”, como si el presidente fuera un personaje indeseable, un gran capo o un asesino.

 

“Pactaste con él ¿sí o no?”, insistió Anaya, mientras López Obrador acusó a su rival de reunirse con el presidente seis veces. “No es mi fuerte la venganza. Justicia, no venganza, ni a ti te voy a meter a la cárcel”, le dijo AMLO.

El caso Odebrecht

El caso de corrupción de la firma brasileña Odebrecht también se hizo presente en el tercer debate presidencial cuando Ricardo Anaya mostró un documento que supuestamente involucraba a José Antonio Meade. “Tú y tu jefe enfrentarán a la justicia”, dijo el candidato del Frente.

Meade no respondió a Anaya, sino a AMLO. Durante su intervención dijo que el que el que estaba involucrado era el morenista. “El secretario de Comunicaciones y Transportes propuesto por Andrés Manuel Javier Jiménez Espriú, es socio de Odebrecht en México”.

Dicen que los debates no cambian tendencias y al final de la noche, los candidatos a la presidencia de México apostaron por el mismo discurso de las campañas: AMLO habló de la cuarta transformación del país con su llegada, Meade habló de vivir mejor y aseguró que con él a todos les irá bien, Anaya dio un mensaje positivo sobre transformar el enojo en esperanza y El Bronco habló del partido contra Alemania en el Mundial y de atreverse “a quitar la pata del pescuezo”.

 

Proporcionado por Huffpost México