Petróleo, Trump y suicidio político

marzo 31, 2017 en Fotogalería, Internacional, La Opinión por Severo Quiroz

EN EL MISMO LUGAR…

Por Jesús Carrillo León

Hemos visto muchas cosas interesantes en el pasado 2016 que sin duda afectaron este año. Vamos por partes y por el tema más comentado en enero, y que trajo enormes complicaciones a la seguridad interna del país: El aumento a la gasolina.

Bien dijo el coordinador de senadores, Miguel Barbosa, “Nos equivocamos” ¡Claro que se equivocaron! Si, es algo que tenia que pasar, pero al mexicano no le das  un zape en la cabeza, pues voltea enojado y buscando pelea. Al contrario, el gobierno debió darnos palmaditas en la espalda y con calma subir el precio.

Ni modo, lo pasado queda atrás. Ahora hay que detenernos  unos segundos y pensar; no es el fin del mundo, pero debemos ir actuando como si sucediera.

Si bien somos un país petrolero, no hemos sabido aprovecharlo (Más bien el gobierno). Una de las cuestiones es no tener refinerías, entonces…¡¿Porque no las construimos?!

Comprendo que hay intereses políticos (y monetarios), pero en parte es culpa de los ciudadanos por no hacer valer el “poder” que tenemos por sobre el gobierno. Es importante y necesario comenzar no solo a preocuparnos por edificar refinerías que procesen nuestro petróleo en gasolina o trazar ductos, si no en adquirir e implementar tecnología que modifique la manera en que consumimos transporte; me refiero a infraestructura, vehículos e importantes cambios en la misma cultura.

Imaginemos trenes bala que unan el territorio, transporte público barato  y eficiente, así como automóviles eléctricos que en el mejor de los casos serán autónomos. Suena radical y futurista, además del elevado costo que podría causar al erario, pero a la larga sería no solamente una opción si no la opción. Deben entonces los diputados y senadores plantearse cambiar muchas cosas donde interviene la mal habida gasolina pagada en dólares, deben pensar más allá de sus propios bolsillos, en el presente y el futuro a largo plazo.

Ahora, del personaje más sonado en estos días, no se puede decir más de lo que ya sabemos, Donald Trump no es más que la voz de un estado molesto. Perfecto, dejemoslo en su rabieta, México no tiene porque preocuparse, no tenemos que depender de un nazi hecho de barras y estrellas. ¡Venga, gobierno de México! No tenemos que continuar en tonterías. Cometimos el error de invitar al candidato, ni modo. Pero rebajarnos a limpiar el calzado del tío Sam…Eso si es triste, y Peña Nieto sigue cometiendo suicidio político.

Estos cuatro años han sido de equivocación tras equivocación y ahora cambia a Claudia Ruíz Massieu por Luis Videgaray para seguir siendo el patio trasero de Estados Unidos de Norteamérica ¡Basta! Somos mejores que eso, no tenemos que estar dando regalos a la administración entrante, o me van a decir que Joaquín ” El Chapo” Guzmán Loera no fue un regalo de México a Estados Unidos. Que curioso que se le niegue un amparo y lo extraditen un día antes de que Trump tome cargo.

A lo nuestro Estados Unidos Mexicanos. Si el TLCAN lo quieren tirar por la borda, démosle un empujón. Abramos comercio con el sur, Argentina, Brasil, Chile, trabajemos con Asia, Europa y tantos otros candidatos. Que Trump cometa suicidio político es su problema, tarde o temprano la potencia conocida como USA caerá sola y se reconocerá no sólo a México si no  al MEXICANO como necesario.

Aquí estamos mundo, un país para invertir, con flexibilidades fiscales, mano de obra inteligente y precisa, así como con ganas de crecer y ser una potencia mundial, porque… ¿Hay una vacante, no?

caricatura trump2