Asociación Mexicana de Psicología y Desarrollo Comunitario

Morelia, Michoacán, a 23 de julio de 2022.- En medio de la peor crisis del sistema de salud en México en la historia moderna, con más de 300 mil fallecidos por COVID-19, más de 100 mil ejecutados, más de 100 mil desaparecidos durante esta administración, el día 21 de julio el gobernador del Estado de Michoacán, Alfredo Ramirez Bedolla y el director del IMSS Zoe Robledo, firmaron el Convenio Marco para la Transformación de los Servicios de Salud Estatales de Michoacán, además de anunciar un plan de salud mental el día de ayer.
Comunicamos a la opinión pública y a la población en general el sentir y pensar del gremio de salud, especialmente psicólogas, que nos comparten sus perspectivas sobre el estado actual de la salud mental en el Estado:

Consideran que esta medida es limitada y carente de un diagnóstico preciso, que se suma al fracaso del INSABI y a las decisiones precipitadas, mediáticas y cortoplacistas que han caracterizado a los actuales gobiernos.
Es una decisión precipitada porque busca remediar el craso error que ha significado el INSABI, tan pomposamente anunciado como la cura para el cáncer neoliberal y que resultó un fiasco y un golpe para los contribuyentes. También la base trabajadora y sus familias consideran que es una traición del actual gobernador, al no considerar al personal eventual en las nuevas contrataciones, especialmente a psicólogas, a pesar de ser una de sus promesas desde hace 3 años. 
Y es una decisión que evidencia la corta mira que tienen las autoridades considerando que han dejado fuera de la contratación en este convenio marco de Michoacán a psicólogas, cuando hay solo 8 psicólogos federales para atender a más de 4 millones de personas, 180 psicólogos estatales precarizados para más de 400 unidades de salud.  
Como puede observarse, el problema radica en causas que generan la exclusión de las personas para su atención de la salud en general y de la salud mental en especial.
El gobierno actual anunció el 911 como el espacio para la atención de la salud mental, pero como su herencia silvanista lo presagia, el resultado es el mismo que en la administración anterior.
Como lo hemos mencionado de manera oficial, dando eco al personal salud que opera los servicios, la Dirección de Salud Mental de la Secretaría de Salud no tiene una prioridad definida, donde los grandes pendientes en la atención de la salud mental siguen siendo la regla, dejando sin psicólogos en las comunidades y donde se han realizado algunas contrataciones de sus allegados para llenar oficinas.
El desprecio y discriminación evidente contra las psicologas en la Secretaria de Salud por parte de su titular y del mismo gobernador, a quienes se les pidió de manera oficial tener un piso parejo con otros profesionales de la salud como médicos y enfermeras, por ejemplo para la celebración del Día del Psicologo y la basificación del personal eventual precarizado, siendo ignoradas.
Nuestras propuestas son:
Garantizar el derecho humano a la salud mental de la población con la basificación de las psicólogas eventuales de la Secretaría de Salud de Michoacán.
Definir públicamente entre el Congreso del Estado, el gobierno estatal y nuestras expertas el presupuesto para la sostenibilidad de la Salud Mental.
Etiquetar ingresos provenientes de impuestos especiales para un programa especial de salud mental.
Que el gobierno del Estado cumpla con su obligación de garantizar el presupuesto para salud mental que por Ley tiene señalado.
Transparentar el presupuesto asignado para la ejecución de contrataciones y nuevas contrataciones de personal de salud mental, justificando porque se desplaza a las psicólogas que tienen más de 5 años en la Secretaría de Salud por personal sin experiencia y sin conocimiento de las comunidades donde se opera.
Implementar una política pública de salud mental discutida con las organizaciones de la sociedad civil de profesionales y pacientes, centrada en las personas, que priorice la atención primaria en salud para prevenir, detectar y controlar las enfermedades antes de que se compliquen y generen altos costos de dolor y económicos.
Crear sistemas de información integrados, mecanismos de defensa de usuarios y vías de participación ciudadana, para evitar y corregir la negación del servicio, el desabasto de medicamentos, las fallas de calidad en la atención y los abusos del personal médico.
Nuestras próximas acciones:
Organizar y capacitar a las cientos de psicólogas de los 113 municipios del Estado de Michoacán que se encuentran en nuestro movimiento para seguir diagnosticando y resolviendo los problemas de salud mental en las comunidades.
Mantendremos la vigilancia ciudadana sobre el presupuesto para la salud mental y su aplicación, con la meta de avanzar en la cobertura universal de salud mental.
Participaremos en las discusiones sobre una reforma para la salud mental que tenga como principal voz a los pacientes y no a la comodidad de los directivos de salud.
Reforzaremos la colaboración y articulación con organizaciones ciudadanas que promueven el derecho a la salud, el abasto efectivo de medicamentos y servicios de salud (“cero desabasto”) y la reforma al sistema desde la atención primaria en salud.

Las opiniones vertidas en este artículo son exclusivas del autor y no representan necesariamente la opinión de BASTA.