Un héroe resalta tras lo que no se vio en el incendio de la Capilla de Fátima en Ario de Rosales

Foto: Momentos de terror vivieron los elementos de Protección Civil. Al fondo se observa a un elemento y un tanque estacionario de gas (Archivo)

Foto: Momentos de terror vivieron los elementos de Protección Civil. Al fondo se observa a un elemento y un tanque estacionario de gas (Archivo)

Lunes, 2 de mayo de 2022/19:00

Por Severo

Ario de Rosales, Michoacán.-  Las campanas retumbaron por la madrugada de este lunes en el poblado ariense, un reporte alerta a los elementos de Protección Civil Municipal y acuden rápidamente a sofocar el incendio que estaba consumiendo la Capilla de Fátima y dos casas aledañas.

Iniciaron el plan de sofocar las llamas con lo poco que tienen a la mano, unas mangueras, una pipa y una motobomba, equipo ya por demás anticuados y vetustos (del año del caldo).

Dentro, la lucha se libraba y los elementos vivieron  momentos de terror cuando se toparon en el techo de una de las casas con un tanque estacionario de gas, aún con las llamas encima del cilindro, tragando saliva, como pudieron apagaron el incendio y enfriaron el terrorífico tanque estacionario.

Es de destacar que si estalla el cilindro de gas, la desgracia hhubiera tocado puertas en Ario de Rosales,  pero gracias al valor del Comandante Orozco Peimbert (Jaguar Peimbert) y sus muchachos, muchos la están contando.

Sin embargo, no fue el único tanque estacionario de gas encontrado, los elementos de Protección Civil Municipal, siguieron quitando madera y escombro aún humeantes, encontrando en las casas otros tanques, uno de 30 litros, otro de 20 y uno más de 6 litros, que se veían quemados pero en condiciones.

Entonces es de resaltar la pericia que tiene en el manejo del gas y la electricidad.

Otros que no se quedaron atrás fueron los de Tránsito y Vialidad, quienes también lucharon cuerpo a cuerpo con las llamas.

Mis respetos y felicitaciones al comandante de P. C., jaguar Peimbert, a sus elementos, a los elementos de tránsito, entre ellos a Rodrigo; a los ciudadanos que siempre aportan en estos pasajes de desgracia.